martes, 20 de octubre de 2009

Nieves Limón



FRANCESCO LO SAVIO. PRIMERA MUESTRA EN ESPAÑA


El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía presenta, hasta el 11 de enero, la primera exposición que se hace en España dedicada al artista italiano Francesco Lo Savio (Roma, 1935- Marsella, 1963). Partiendo, pues, de la relevancia que implica enseñar por primera vez algo, quizá desconocido para muchos visitantes, la muestra (comisariaza por Daniel Soutif) recoge en dos salas unas 120 piezas de Lo Savio entre pinturas, dibujos, estudios y otras obras de difícil clasificación dentro de las cerradas categorías artísticas que acostumbramos a manejar: ¿pinturas que dan el salto a la tercera dimensión?, ¿esculturas limitadas asemejando cuadros?. Posiblemente ambas cosas.

Lo Savio fue precursor del minimalismo y el arte conceptual allá por los años cincuenta. En los escasos cinco años de producción artística que llevó a cabo, abordó complejos debates sobre la representación de la realidad y los procesos de creación artística, dando como resultado obras que han influido en otros creadores como Richard Serra o Armando Andrade.

Esta muestra nos invita a mirar fijamente los Metalli o placas de metal barnizas de negro. Obras curvadas, pero sostenidas como tradicionales cuadros donde apreciamos la intención de atrapar el espacio que rodea cada pieza, la dimensión donde se sitúa el espectador.

Será, precisamente, la noción de espacio el leit motiv en la obra de Lo Savio: concepto capturado y repetido obsesivamente en sus pinturas Filtri y Spazio-Luce. Las superficies planas de color nos empujan a un centro profundo, como si de agujeros negros se tratase, provocando una sensación de assorbimiento (término que da título a algunas de estas creaciones). Poniendo en práctica diferentes técnicas, Lo Savio recrea su idea de espacio, quizá de manera más críptica en las pinturas que en los Metalli, para introducirnos, a fuerza de insistir una y otra vez, en sus superficies monocromáticas que, curiosamente, consiguen envolver al observador.

Si estas obras nos pueden parecer formalmente sencillas (aunque estén a caballo entre la pintura y la escultura), algo diferente sucede al observar los Progettos. Estos dibujos contienen medidas, perfiles y alzados, ya que son estudios previos a la construcción de algunos sus Metalli. Es entonces, al observar el conjunto de “dibujos técnicos”, cuando las creaciones de Lo Savio nos parecen una verdadera investigación sobre la representación de la realidad aunque, lejos de centrase en la interpretación personal que el artista pueda hacer de esa realidad, Lo Savio prefiere reflejar el proceso de construcción de sus piezas artística.

Entorno a esta idea de procedimiento/tratamiento, pero también de arte como artificio, se desenvuelven sus “dibujos técnicos”. Lo Savio comprende el arte como operaciones teóricas y, sobre todo, materiales, por lo que la praxis (el proceso de construcción de sus obras) pasa a transformarse de mero vehículo a genuina pieza artística. Encontramos en todo este trayecto intelectual algo más que un interés por la investigación pictórica, ya que ese estudio es el que constituye la base de nuevas obras que exigen, para el disfrute de las mismas, un esfuerzo del espectador por comprender más que por dejarse epatar.

Estos dibujos se muestran rodeando una mesa con algunos de los textos académicos que desgranaron los intereses pictóricos y el trabajo de Lo Savio: buen ejemplo de lo difícil que resulta enterarse “de qué va la cosa” en algunas exposiciones, por mucho que el visitante ponga de su parte. El acceso al contenido de los citados textos es realmente complicado y como si de meros fetiches se tratara (junto a, por cierto, fotografías del artista y alguna anotación personal), los escritos se muestran unos cerrados (¿) y otros, en los que a duras penas podemos leer algo, sin traducir al castellano.

Se presenta también la serie escultórica Articolizioni Totali como una evolución en esta compleja producción artística. Tras los estudios de Lo Savio para capturar el espacio, ahora podemos comprobar como esos procesos se hacen obras exentas que el observador puede bordear, mirar a través de sus placas curvadas y atrapadas, una vez más, por límites cúbicos. Estas esculturas imponen materialidad a todo un proceso de estudio e integran al paseante tradicional, cuya única necesidad será andar entre ellas sin la obligación de plantearse la “legitimidad” de mostrar los procesos de creación como piezas artísticas.

También podemos pasear alrededor de sus dos proyectos arquitectónicos, las Casas de Sol, que alternando cristales traslúcidos y opacos, así como formas de clara influencia futurista, muestran el interés de Lo Savio por la arquitectura como práctica artística relacionada profundamente con el mundo.

De esta manera, la exposición nos permite conocer parte de las creaciones más interesantes de Lo Savio, además de ayudarnos a repensar los orígenes de ciertos movimientos a la luz de artistas cuya obra ha sido poco difundida.

Nieves Limón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada