miércoles, 18 de noviembre de 2009

Virginia Moya


La creación escultórica en la ciudad de Ife, centro de la cultura yoruba, cuyo apogeo se sitúa entre los siglos XII y XV en Nigeria, es el objeto de la exposición Dinastía y Divinidad, a través de piezas de origen mitológico, representaciones de la monarquía, piezas decorativas, abalorios y destacando sobre todas las demás piezas las majestuosas cabezas de Ife que presiden la exposición.

El interés posmoderno por lo Otro ha abierto algo de espacio en los circuitos de arte para las culturas no-occidentales. Debido al desconocimiento por parte del espectador occidental medio de la cultura yoruba, la exposición se inicia con una parte de contextualización sobre la localización, rutas comerciales, tradiciones y evolución mitología de esta cultura. Además de ser una oportunidad para ver piezas de alto valor artístico, nos permiten conocer algo más de la historia y cultura de esta región africana, prácticamente inexistente para la mirada occidental con anterioridad a la colonización europea.

Ile-Ife se traduce, según Henry John Drewel, como “propagación de hogares”, el lugar que origino la vida y la civilización. La ciudad-estado se relaciona con numerosos asociados a los mitos de creación del universo que dan origen a una compleja simbología.

La contemplación de lo Otro requiere exhibir modestia y admitir que es necesario ayudas y referentes para la hermenéutica de la obra. Dinastía y divinidad: Arte Ife en la Antigua Nigeria añade abundante información sobre el proceso de elaboración de las piezas, las técnicas de fundido del metal o la importancia de los abalorios en la cultura yoruba. Cada pieza viene apoyada en cartelas descriptivas, donde la comisaria, Enid Schildkrout, hace una interpretación de cada pieza. Llama la atención que entre éstas abundan las suposiciones, las teorías especulativas en ocasiones demasiado abiertas.

Esta exposición está organizada por el Ministerio de Cultura y por la Fundación Emilio Botín con la colaboración de la Comisión Nacional de Museos y Monumentos del Gobierno de Nigeria a través del préstamo de las impresionantes cabezas de Ife que custodian. Como suele pasar con exposiciones itinerantes por sedes dispersas que no colaboran con la difusión de la exposición, ni un solo cartel ha sido impreso para difusión de la exposición, lo que no evita que la exposición sea un éxito de público. La ambientación de la exposición, cuidada hasta el detalle, es elegante y adecuada, dándole la importancia que se merece a la Dinastía Ife aunque ofreciendo una mirada museística y conservadora a la tradición yoruba. Es importante reflexionar sobre el hecho de que esta cultura no es sólo un hecho histórico, es también una cultura viva aún vigente y extendida por todo el mundo, con una dinastía intacta en la actualidad. En este sentido, el tratamiento de la cultura yoruba debe evitar la nostalgia excesiva típica de una mirada eurocéntrica y volver mirar a África, y en este caso, la cultura yoruba, no tanto como historia, sino como presente.

Virginia Moya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada